Como Entrenar a tu Dóberman

Lo primero que querrás enseñarle a tu Dóberman es la obediencia básica y los comandos que la acompañan. Hacer que su perro se familiarice y se sienta cómodo ejecutando estos comandos hará que todo lo que intente hacer con ellos en el futuro sea mucho más fácil.

Como Educar a tu Dóberman

Uno de los aspectos más intimidantes de tener un Dóberman es cómo entrenarlos. Cada nuevo propietario parece saber que los Dobermans son una raza única y requieren mucho entrenamiento para ser perros felices. Esa singularidad significa que entrenarlos no siempre es tan sencillo como lo es con otros perros. Así que aquí tienes varios un curso corto para aprender la capacitación básica para su Doberman. Las técnicas en esta guía son los mejores y más efectivos métodos que hemos encontrado para entrenar específicamente a Dóberman.

Si está leyendo esta guía, probablemente la haya encontrado porque ya comprende lo importante que es la capacitación para un Doberman. Sin embargo, hay algunas cosas que quizás no hayas considerado que, una vez que entiendes, deberían motivarte mucho para poner el trabajo necesario para entrenar a tu perro.

Trabajar con frecuencia y entrenar a su perro lo ayudará a asegurarse de que esté contento y seguro. Esto es cierto para muchas razas, pero especialmente para el Doberman. Son una raza muy inteligente con un deseo natural de dirección y orientación de sus dueños.

Debido a este impulso natural, tienden a sentirse “perdidos” si no se les proporciona orientación y orientación regulares. Esto conducirá a un aumento de la ansiedad en su perro que en última instancia puede provocar un comportamiento destructivo, ansiedad por separación, problemas de ladridos o incluso problemas de mordedura en casos extremos. Para evitar estas cosas, trabaje en el entrenamiento regularmente con su Dóberman de una manera entienda.

Entrenamiento de contacto visual

Para comenzar a entrenar a un Dóberman lo principal es tener su atención, si no le enseñas eso. Todo lo demás que hagas no va a tener sentido. una de las forma mas facil de enseñarle tener tu atención es cuando le das su comida, puedes hacerlo sentar y hacerlo esperar que te vea siempre a los ojos y no dejarlo que mire la comida. Entonces cuando Obtenga la atención deseada de su perro parcial o completamente, felicite y recompense.

Es importante repetir estos pasos mientras establece el estándar de alabanza y recompensa cada vez más alto.

Los dobermans están muy en sintonía con las emociones humanas y tienen un deseo natural de complacer a sus dueños. Ambas cosas trabajan a tu favor mientras intentas entrenarlo. Los pasos anteriores son un enfoque muy básico, sin embargo, hay enfoques específicos que funcionan mejor al entrenar ciertos comandos y comportamientos.

Motivando a tu Dóberman

El mayor obstáculo al que se enfrenta cualquier propietario al intentar entrenar a un perro es la motivación. Afortunadamente para nosotros, los propietarios de Doberman, tenemos la ventaja de tener una raza genéticamente inclinada a querer aprender de nosotros. Pero cuanto más motivación, mejor, así que aquí hay algunas maneras de asegurarse de que su perro esté lo más motivado posible para aprender de usted.

Muchas alabanzas: los Doberman están increíblemente en sintonía con las emociones de su dueño. Lo que significa que puede usar eso para su ventaja. Cuando tu perro hace algo bien durante el entrenamiento, dale muchos elogios emocionados. Dale palmaditas, sonríe, dile que es un buen chico, etc. Verlo feliz y orgulloso de él puede ser aún más motivador que un regalo para su Dóberman.

Recompensas: este es un gran motivador para cualquier perro. Tener muchas delicias deliciosas que también son saludables (o al menos, lo más saludable posible) hará que entrenar sea mucho más fácil. También es una excelente manera de guiar al perro colocando el premio en la mano para que lo siga con la nariz. Sugiero algunas golosinas de entrenamiento que sea irresistibles para el.

Emoción: su nivel de emoción sobre el tiempo de entrenamiento también hará una gran diferencia. Los Dobermans son conocidos por mirar a sus dueños a la cara e intentar comprender sus emociones. Si estás emocionado y con ganas de entrenar, ellos también lo harán.

Sin corrección dura: siempre se debe evitar la corrección física dura. El mayor problema además de ser cruel en casos extremos de corrección física, es que convierte el tiempo de entrenamiento en algo que no es emocionante ni divertido. Puede hacer que se sienta como un trabajo para su perro, o peor, su perro incluso podría comenzar a temer el tiempo de entrenamiento. Esto hará que el entrenamiento sea drásticamente más difícil.

Tomarse el tiempo para descubrir cuál es específicamente el mejor motivador para su Dóberman específicamente marcará la diferencia entre un perro que se porta bien y uno excepcionalmente bien entrenado en el que se confía plenamente.

Usar Señales Visuales

Somos gran fanáticos del uso de señales visuales mientras entrenamos a un  Dóberman. Responden increíblemente bien y aprovecha las tendencias naturales del Dóberman para realmente “estudiar” los indicadores físicos de sus amo.

Algo tan simple como señalar el suelo con el dedo mientras se da la orden “sentarse” hace que su solicitud sea mucho más clara para su perro. Tu perro te escucha hablar todo el día. Escuchan la televisión, la música y otros ruidos y palabras ambientales todo el tiempo. Así que piense en lo difícil que es obtener este comando que está tratando de enseñarles a destacar. Pero, ¿con qué frecuencia te ven hacer un gesto físico único hacia ellos mientras los miras a los ojos?

Así que puedes crear gestos físico, o señal, para darle a su perro con todas y cada una de las órdenes que le enseñe. Realmente no importa cuál sea el gesto, solo asegúrate de que sea algo que recuerdes fácilmente hacer o mejor aún, algo que harás naturalmente para que puedas seguir siendo consistente con tu entrenamiento.

Como Enseñar a tu Perro a Sentarse

Edad para comenzar a enseñar este comando: 8 semanas

Este es uno de los comandos más importantes para enseñar a tu perro y por suerte, uno de los más fáciles. Puede comenzar a enseñarle a su Doberman este comando a las 8 semanas de edad. Es muy natural y cómodo para un perro sentarse, solo necesita asociar un comando con él. Este es el enfoque más rápido y mejor que hemos encontrado para enseñarle a un Doberman a sentarse.

Sostenga una golosina en una mano y llame la atención del perro permitiéndole olerlo brevemente a través de su mano.

Levante la golosina sobre la cabeza del perro justo fuera del alcance, y luego sobre su espalda y aproximadamente un pie hacia su cola.

Al mismo tiempo que mueve la golosina, digale siéntese”  o en Ingles “sit” o Aleman  “sitzend”, Con voz fuerte y señale la parte trasera del perro con la otra mano (esta es su señal visual).

El perro se sentará naturalmente para obtener una mejor vista de su mano que tiene el regalo dentro.

Elogie y recompense inmediatamente al perro con el premio.

Si el perro no quiere sentarse naturalmente, es más que probable que esté distraído y demasiado excitado. Este suele ser el caso cuando se trata de enseñar a un cachorro más joven. Si esto sucede, puede ser mejor intentar entrenar cuando el perro está un poco cansado y concentrarse en hacer un esfuerzo adicional para mantener su atención.

Esto se puede hacer practicando esto en un área con menos distracciones o hablando continuamente con su perro para mantener su atención mientras trabaja con ellos. Solo asegúrate de que cuando le des al comando “sientate” o Sit, se destaque como algo importante que estás diciendo (por tono o inflexión). Además, no olvide incluir también una señal visual, como señalar la parte trasera del perro mientras le da la orden.

Como Enseñarle a tu Perro Permanecer

Edad para comenzar a enseñar este comando: 10-12 semanas

Este es uno de esos comandos que, si bien es muy fácil para su Dóberman obtener un manejo básico, es probable que su perro mejore con este comando durante muchos años. Pero es importante que su perro obtenga una comprensión básica de este concepto ahora para hacer que entrenar otras conductas sea mucho más fácil. Este comando se enseña mejor después de que su perro pueda reaccionar adecuadamente al comando “sentarse”. Aquí le mostramos cómo enseñarle a su Doberman a quedarse.

Déle a su perro el comando de sentarse y la señal visual con un regalo en la mano.

Una vez que el perro se siente, de inmediato dé la orden de “quedarse” mientras muestra la palma de su mano a la nariz de su perro lo suficientemente cerca como para abarrotar ligeramente su espacio personal; por lo general, a un pie de distancia de su nariz funciona bien.

“Pausa” notablemente al permanecer inmóvil mientras mantienes contacto visual por un segundo o dos.

Baje la mano, dé un comando de liberación de su elección (como “¡ok!” O “¡suelte!”) Felicite y recompense.

Repita este ejercicio mientras aumenta gradualmente el tiempo que hace que su perro haga una pausa antes de bajar la mano y alabar.

Después de que su perro pueda “quedarse” durante unos 3 segundos, es hora de comenzar a bajar la palma de la mano después de unos segundos (eliminando la señal visual) mientras mantiene el contacto visual y no dice el comando de liberación por un corto tiempo. La expectativa es que su perro continuará quedándose hasta que escuche el comando de liberación a pesar de que baje la mano. Luego recibirá su elogio y recompensa.

Después de que su perro comienza a mostrar una comprensión de esto, es hora de comenzar a dar el comando de suspensión (y la señal visual durante unos segundos) y luego alejarse del perro, detenerse y mirar al perro desde la distancia. Luego, después de un corto tiempo, dé el comando de liberación. Trabaja para aumentar el tiempo que esperas para liberar al perro y la distancia del perro que caminas.

Si su perro se está levantando y no se queda como lo desea, como en el caso de los perros más jóvenes, acerque la mano a su nariz para obtener la señal visual. Además, es posible que tenga que hacer que se sienten una y otra vez sin felicitarlo y tratarlos hasta que se detengan allí, incluso por el menor tiempo posible. Otra opción es, en cambio, darles el comando “quedarse” cuando están acostados en lugar de estar sentados; algunos perros permanecerán mejor en esa posición. Una vez que se han “quedado” con éxito, incluso por un segundo o dos, puedes alabar y construir a partir de ese punto de partida. No olvides hacer esto en un lugar con la menor cantidad de distracciones posible.

Menú